“Al decir banca ética están asumiendo que la banca de por sí no es ética”

Por Laia Galià y Anna Martín

Daniel Peralta i Nebot es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona (1989). Actualmente, ejerce la abogacía en el despacho Peralta  y Olano, en Granollers, donde trabaja con su mujer M. Ángeles Olano, también abogada. Los dos son exmilitantes del Partido Popular (PP) y han tenido cargos de responsabilidad en la comarca del Vallès Oriental.

El abogado dedicado al sector bancario e inmobiliario nos abre la puerta su despacho con una sonrisa. Entramos en un espacio amplio, pero nos conduce a una sala más pequeña. Separados por una mesa de escritorio, se prepara para la entrevista.

Peralta fue regidor del PP en Bigues y Riells entre 1999 y 2007. Más adelante, en 2012, fue, fugazmente, asesor del partido en el Ayuntamiento de Granollers. Nombrado a propuesta de su mujer, accedió al cargo a principios del mes de noviembre del mismo año, la misma semana en la que Olano dimitía anunciando su posicionamiento a favor del President de la Generalitat Artur Mas. Una semana después, la dirección provincial del partido citaba a Peralta y a sus compañeros regidores para cesarlo del cargo. El caso es que, según los estatutos del Partido Popular, los asesores en municipios de más de 20.000 habitantes han de ser autorizados por la dirección regional. “Eso fue un poco… desagradable. Aquello fue uno de los desencadenantes que hizo que me marchara.  El pleno del ayuntamiento me nombró por unanimidad, algo que no acostumbra a pasar. Después, el partido decidió que no por cuestiones internas y pusieron a otra persona en mi lugar. Decidieron contradecir la voluntad del ayuntamiento en competencias locales y dijeron que los asesores del PP los tenía que nombrar el PP”, explica Peralta antes de entrar en el tema de la entrevista en cuestión, la banca ética.

Dejó el cargo de regidor en 2007 y poco a poco se distanció del partido. “Me presenté como presidente comarcal. Pero me vetaron porque decían que mis avales no eran buenos y los de la otra persona sí. Todo esto fue sumando, y al final me fui”, continua. Actualmente ya no está vinculado a ningún partido político. En algo que se acaba convirtiendo en una entrevista previa acerca de su trayectoria política, expresa su descontento con la dirección que han tomado los “partidos nuevos”: Podemos y Ciudadanos. “Han perdido la oportunidad. Unos, porque quieren hacer un papel de moderados. Ciudadanos se cree que son la UCD de la Transición y que el señor Rivera es Suarez. Podemos podría haber hecho un gobierno de cambio y no lo ha hecho por pura especulación política, porque cree que con unas nuevas elecciones sacará más votos. El objetivo de la política no es tener cuantos más votos mejor, sino utilizar los que tienes para hacerlo de la mejor manera posible”.

13211163_1020706757979125_717456244_o
Daniel Peralta habla sobre la banca ética y la banca tradicional. Imagen: Anna Martín

P. Podemos es un partido al que se ha vinculado bastante el concepto de banca ética. Por aquí podríamos entrar en materia. ¿Cuáles son, a nivel legal y organizativo, las diferencias entre banca ética y banca tradicional?

R. De entrada, para mi “banca” y “ética” son dos conceptos que chocan. Entiendo que hay muchos proyectos empresariales que necesitan financiamiento. Las hipotecas se han asociado siempre a la banca, pero no siempre ha sido así. Puede haber un financiamiento ético sin necesidad de la banca. En este caso estoy hablando, por ejemplo, del cooperativismo. Tiene más que ver con eso. Esto quiere decir que si los bancos no se ponen las pilas, perderán cuota de mercado. Al decir “banca ética”, automáticamente están asumiendo que la banca per se no es ética. La banca se entiende como un concepto negativo.

P. ¿Le viene a la cabeza algún concepto alternativo para referirse a lo que se conoce como “banca ética”?

R. Yo creo que el financiamiento que necesitan las personas y las empresas es un contrato. Se han banalizado mucho el tema de la banca. Más que cambiar el nombre, a mí lo que me gustaría es que el cooperativismo funcionara mucho mejor. Y, por supuesto, tiene que estar apoyado por las instituciones. Y volvemos a la política: en lugar de tener políticos en los consejos de administración de las grandes cajas, tiene que haber políticos que favorezcan un clima en el que se puedan generar proyectos de cooperativismo, bancas públicas, etc.

“Tiene que haber políticos que favorezcan un clima en el que se puedan generar proyectos de cooperativismo y bancas públicas”

P. ¿Faltan altos cargos políticos con cultura financiera?

R. Cultura y financiera son términos contrapuestos. La cual cosa no quiere decir evidentemente que para que la cultura se desarrolle se necesita dinero. Porque vivimos en un mundo en el que el dinero existe y no nos podemos esconder. Lo que pasa es que una cosa es que los políticos hayan hecho cosas mal hechas dentro de los consejos de administración de las entidades financieras y la otra es que un buen político podría hacer un trabajo muy bien hecho en las entidades financieras sean banca ética, banca tradicional o cooperativismo.

Banca ética vs banca tradicional

La banca tradicional busca rentabilidad económica, no social. La banca ética, aunque sí que pretende ser solvente, pasa un examen de tipo ético y valora, como apunta una publicación de attac.es, si el préstamo solicitado cumple con unos mínimos de justicia social. “Así, invierte en creación de empleo, ayuda a discapacitados, primera vivienda, medio ambiente, cultura, y no invierte en armamento, empresas contaminantes, explotación infantil o tabacaleras”, añade el sitio web del movimiento independiente autofinanciado, a través del cual publica piezas relacionadas con la crisis económica, los paraíses fiscales, etc. Según Bankimia, portal de noticias sobre entidades financieras, actualmente hay dos bancas éticas en España: Triodos Bank, entidad de origen holandés que cuenta ya con una red de 20 oficinas, y Fiare, en este caso con 22 oficinas en el territorio español.

P. ¿La base jurídica de la banca ética es la misma que la de la banca convencional? ¿A nivel europeo, existe una legislación específica para esta?

R. La banca ética y la banca tradicional, por razones obvias, tienen la misma base jurídica pero como su mismo nombre indica la banca ética se supone que se autoimpone un plus de exigencia en transparencia y una serie de normativas que se están proponiendo desde hace mucho tiempo, que la banca tradicional todavía no ha aceptado y que tendrían que llegar a ser pioneras estas bancas éticas en trasladarlas a directivas europeas.

El diario digital especializado también añade en la misma categoría que Triodos y Fiare, bancos éticos, a Coop57, que pese a ser una cooperativa, su condición jurídica presenta una limitación: el 15% de sus recursos tienen que mantenerse en entidades bancarias convencionales.

P. ¿A qué se debe que la cooperativa Coop57 esté limitada jurídicamente y tenga que mantener el 15% de sus recursos en entidades financieras tradicionales?

R. Esto es una exigencia interna de las entidades. Un 15% es poco. En cualquier caso, lo único que demuestra esto es que la banca ética es consciente de que los cambios, por muy rápido que se quieran hacer, deben hacerse respetando un cierto período transitorio en el cual es necesario convivir con la banca tradicional. Y una manera de hacerlo, quizás muy inteligente, es cruzando intereses con la banca tradicional para intentar desde dentro cambiarla.

13214495_1020706711312463_1585839231_o
Daniel Peralta siendo entrevistado por una alumna de periodismo. Imagen: Anna Martín

P. Otro concepto que gira entorno a la banca ética es el concepto de transparencia. ¿Esta es aplicable a los bancos (éticos) de grandes dimensiones?

R. Cuando son grandes compañías, de hecho, muchas veces ni un abogado tiene la capacidad ni el tiempo de analizar las cuentas de una entidad así. Lo puede hacer un buen economista. Pero, como el concepto de banca, el concepto de transparencia también es una redundancia. La transparencia tendría que estar en cualquier ámbito de la vida. Lo que no puede ser es que tú tengas un contrato con otra persona o entidad y no sea transparente contigo.

“La crisis ha demostrado que nos hace falta mucha cultura financiera”

P. Entonces, ¿es una cantidad de información inabastable para alguien que no tenga conocimientos financieros?

R. La crisis ha demostrado que nos hace falta mucha cultura financiera. No teníamos cultura y eso se ha visto con el tema de las preferentes, por ejemplo. Se necesita a personas que tengan conocimientos financieros, y con esto no quiero decir que hagan falta más banqueros.

“Las entidades bancarias transforman la sociedad cuando seleccionan sus ámbitos de financiación, cuando deciden a quién prestar y a quién no, cuando invierten en determinadas empresas y no en otras”, escribía el redactor de la publicación de attac.es Javier Alemán. La banca convencional tiene como objetivo realizar inversiones que puedan generar grandes beneficios. La banca ética, por lo contrario, abarca sectores descuidados por su falta de productividad o de avales, o por su ámbito reducido que no puede generar beneficios suficientes para convertirse en una inversión atractiva para la entidad financiera tradicional. Asimismo, esto conlleva que en el modelo convencional existan grandes accionistas (que, además, son los que toman las decisiones principales y ejercen presión) que exigen remuneración a partir de su participación, mientras que en la banca ética la mayoría son pequeños ahorradores que, en su mayoría – de acuerdo con el integrante de ATTAC Navarra-Nafarroa – rechazan dicho beneficio.

P. En la misma publicación de attac.es se comenta que, mientras que la banca tradicional ha sido intervenida y rescatada con dinero público para seguir funcionando, la banca ética no necesita esta ayuda porque sólo invierte en la economía real. ¿Qué significa exactamente?

R. Esto sólo es la teoría. La economía real no existe. Todo es economía. Y la banca ética creo que tendría que contar con soportes, ayudas o subvenciones por parte de la administración pública. Porque realiza una función social. Y yo creo que estaría bien que dentro de esta ética que pregonan no prometan cosas que no pueden cumplir. Y todos sabemos que no se puede sobrevivir, y menos en estos momentos, sin las ayudas públicas y un marco normativo apoyado por la administración pública. Este punto de demagogia no lo acabo de entender.

13199509_1020706851312449_752532800_o
Daniel Peralta habla sobre la banca ética y la banca tradicional. Imagen: Anna Martín

Banca y política

P. La banca ética se suele relacionar con el eje de la izquierda política, aunque muchos lo nieguen. ¿Cree que es así o que también podemos encontrar a personas con postulados neoliberales?

R. Yo creo que el conocimiento de la banca ética responde a un movimiento ciudadano que viene del 15M y a partir del cual la gente se indigna por muchas cosas. Cuando comienzan a rascar, ven que esta crisis proviene de las entidades financieras y a partir de aquí es cuando comienza a crecer la banca ética. Pero no creo que sea algo de izquierdas o de derechas. Creo que la banca ética es una manera de hacer, y hay gente que está dispuesta a colaborar en todo esto y gente que no.

“La banca ética marcará unas pautas para seguir, pero dudo que llegue a tener una gran cuota de mercado”

P. ¿Cuál es su opinión sobre la situación actual del sector bancario?

R. Pienso en cuanto a la banca ética que es un poco como lo que te comentaba de los partidos nuevos: son una especie de tuneladora que va marcando el camino. Los precursores seguramente no consolidarán el éxito de las nuevas ideas, sino que harán el camino y después otros triunfarán en este. Creo que tendrán que pasar muchos años. Porque es un tema cultural: estamos acostumbrados a trabajar con los bancos tradicionales. La banca ética marcará unas pautas para seguir, pero dudo que llegue a tener una gran cuota de mercado.

P. ¿Hacia dónde cree que tendría que dirigirse el sector bancario de ahora en adelante?

R. Hace falta reconocer los errores y reparar los daños causados. En el sector, como en todo el sistema capitalista, los grandes se han comido a los pequeños con la ayuda del gobierno que, bajo una directiva europea, ha reestructurado todo el sector. Al final ha quedado claro que todo está en unas pocas manos. Creo que se tiene que aplicar esta ética, aunque sea para mantener la cuota de mercado que tienen. Que ante la amenaza actúen. A mí ya me estaría bien que la banca ética quedase como un simple referente testimonial si después la banca tradicional cambiase sus maneras de hacer.

 

PARA SABER MÁS:

La banca ética frente a los super depósitos bancarios

“La banca ética y solidaria es posible”, entrevista a una responsable de la banca popular Fiare

Análisis comparativa de la banca ética con la banca tradicional

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s